Mons. Gómez, el arzobispo de los sin papeles

Juan Meseguer

Juan Meseguer

Redactor Jefe de Aceprensa

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Alfonso Gerona Lérida dice:

    Podría yo hablar de los 80 millones de pobres que hay en EE.UU. (el 60% de ellos, fruto de la inmigración ilegal, o sin papeles) o de los 17 BILLONES de euros de deuda pública de EE.UU. (deuda, por cierto, en manos chinas, en su mayoría), pero no, voy a hablar de España y de los sin papeles que hay en España y de los que seguimos recogiendo a diario (saltos de vallas en Ceuta y Melilla o recogidas diarias de pateras):

    ¿Puede España seguir recogiendo y acogiendo inmigrantes ilegales -o “refugiados”-, con más de CUATRO MILLONES Y MEDIO de parados, con SEIS MILLONES de extranjeros (con sus descendientes) viviendo de los subsidios sociales, con TRES MILLONES de empleados públicos a los que se les ha bajado un 18% su sueldo en estos años de crisis (el 70% de los funcionarios son mileuristas “raspados”, cabe recordarlo), con un 21% de IVA en la luz, gas y teléfono y productos de necesidad (como un colchón o un somier, o una caldera de gas para agua caliente y calefacción, por ejemplo) o con el 70% de impuestos en cada litro de gasolina, con un 85% de subida en el recibo del agua en algunas ciudades (siendo ya un 70% de impuestos en ese recibo del agua, para “sufragar el gasto social”)?

    ¿Puede España seguir recogiendo inmigrantes ilegales, con TRECE MILLONES Y MEDIO de personas en el umbral de la pobreza (de los cuales, TRES MILLONES están en pobreza severa), con NUEVE MILLONES de españoles que tienen en peligro, a medio plazo tirando a corto, las pensiones de jubilación e invalidez (en un año ha desaparecido el fondo de reserva, sí o sí, y el sistema de pensiones entra en déficit, algo no visto desde el año 2003); con serias restricciones al sostenimiento de las ínfimas ayudas a la Dependencia a minusválidos y ancianos dependientes; con una deuda pública –con la que se sostiene el Estado del Bienestar, o sea, el gasto social- de más de UN BILLÓN de euros; con un crecimiento imparable de la deuda del sistema sanitario público, y con notables listas de espera en la sanidad pública (operaciones quirúrgicas, citas médicas con especialistas, tratamientos médicos o de rehabilitación física…); con las CONTINUAS amenazas o avisos de Bruselas, el FMI, la OCDE, el Banco Central Europeo…, a pesar de la salida de la crisis, de que España debe seguir con las “reformas”, o sea, con la reducción de la deuda pública a base de seguir subiendo impuestos o recortando el “estado del bienestar”, o sea, el gasto social?

    Para este año 2017, Bruselas impone a España un recorte de gasto público (75% del gasto público es gasto social) de 15.000 millones de euros. O sea, o subida de impuestos o recorte de beneficios sociales.

    Sin olvidar que en España ha aumentado exponencialmente el yihadismo, el islamismo y la delincuencia (datos oficiales de la policía: el 70% de los delitos en España los cometen extranjeros –o sea, inmigrantes y “refugiados”- y, en concreto, el 90% de los robos en fincas agrícolas y cable de cobre de los ferrocarriles, los cometen extranjeros, en su mayoría, rumanos, magrebís o albanokosovares).

  2. Salvador Miron dice:

    D. Alfonso, su discurso es el de una mayoría de personas acomodadas, normalmente con ciertos años a las espaldas y que ven la pérdida de su “statu quo”. Me parece comprensible pero con una falta de ética completamente inaceptable, a la vez que muy similar a los populismos tan al uso hoy en día . Si es preciso quitarse un plato de la boca para que un hermano, hermano sirio por ejemplo, pueda comer, mi masa corporal tiene suficiente resistencia para resistirlo. Si el campo del Atlético de Madrid no puede ser trasladado, que se quede como está, si la pensión hay que recortarla y mi nivel de ingresos no alcanza para comer proteína todos los días, que lo hagan. No sabe Vd. Que mueren más niños por hambre que por aborto (completamente este abominable).
    Salga a la calle , paseese por los barrios de las periferias, vea las condiciones de vida de los refugiados , Alepo, los campos de Francia y Reino Unido y si no se conmueve y se avergüenza del comentario anterior, tan medido y lógico, le recomiendo muy sinceramente leer con atención los últimos documentos del Papa Francisco, incluyendo el más reciente “La Misericordia y el miserable” si tampoco, vaya a un buen cardiólogo o mejor un cura que le enseñe que es Misericordia.